© ESNA MAQUINARIA INDUSTRIAL SA  2018

BLOG

Situación legal de las prensas de embrague mecánico en España (EU)

El   objeto   de   la   presente   documentación   es   analizar   la   situación   legal   de   las   prensas   de   embrague   mecánico,   también   conocidas   como prensas de embrague de revolución total o prensas de embrague positivo. Estas   reflexiones   y   análisis   no   pretenden   ser   exhaustivas   y   abarcar   toda   la   normativa   completa   sino   tan   solo   las   partes   mas   significativas, dejando   fuera   aspectos   importantes   como   la   protección   de   órganos   de   transmisión,   normativa   neumática   etc.   y   centrándonos   tan   solo   en aspectos esenciales como la zona de trabajo de estas prensas por ser el punto mas peligroso (pero no el único peligroso). Así   mismo   este   análisis   expresa   nuestras   opiniones   particulares   en   tanto   la   complejidad   normativa   impide   decir   de   forma   tajante   “están permitidas”   o   “están   prohibidas”,   lo   cual   incide   en   que   distintas   Inspecciones   de   Trabajo   exijan   distintos   niveles   de   seguridad.   Debe   tenerse en   cuenta   que   en   ultimo   término   son   los   servicios   de   prevención   de   la   empresa   quienes   deben   evaluar   siempre   cada   caso   particular   y tomar   las   medidas   pertinentes.   Y   el   empresario   tener   en   cuenta   que   la   primera   responsabilidad   es   siempre   suya   tanto   en   vía   penal   como civil. Este análisis se ha dividido en dos partes que están muy ligadas entre si y debe leerse en el orden en que aparece para evitar confusiones. 1º.-   SITUACION   LEGAL   DE   LAS   PRENSAS   DE   EMBRAGUE   MECANICO   DESDE   LA   ENTRADA   EN   VIGOR   DE   LA   DIRECTIVA MAQUINAS (la Directiva 95/16/CE ha sido reemplazada por la Directiva 2006/42/CE) En   primer   lugar   abordaremos   la   situación   de   las   prensas   de   embrague   mecánico   desde   la   entrada   en   vigor   el   1   de   Enero   de   1995   de   la Directiva   Maquinas    original   95/16/CE   actualmete   reemplazada   por   la   2006/42/CE.   Es   importante   aclarar   esto   ya   a   partir   de   esa   fecha aunque   en   teoría   es   posible   fabricar   prensas   nuevas   con   embrague   de   revolución   total,   dadas   las   condiciones   exigibles   no   es   factible.   Para entender esto debemos entender la agitada evolución que llevo la tramitación de las partes de la norma relativas a este tipo de prensas:         - Por   ejemplo,   tomando   como   referencia   el   primer   borrador   (DRAFT)   de   la   norma   EN692   de   1992   el   Anexo   A   establecía   7   requisitos para   el   diseño   del   embrague   de   chaveta   (uno   especifico   para   prensas   de   mas   de   35   toneladas)   y   dos   para   prevenir   la   puesta   en   marcha intempestiva   y   las   caídas   del   carro.   (sin   entrar   en   los   sistemas   establecidos   en   Anexo   C   que   garantizaban   la   interconexión   entre   partes peligrosas y protecciones).        - En   el   borrador   nº   15   (DRAFT   15)   de   marzo   de   1994   los   requisitos   de   diseño   se   han   reducido   a   5   y   el   especifico   ha   pasado   a   prensas a partir de 40 TN        - En   la   norma   ya   aprobada   como   proyecto   en   revisión   (prEn   692:1994   revisión   1)   se   mantuvo   igual   por   lo   que   podía   pensarse   que esos requisitos eran definitivos e iban a mantenerse como así fue en la EN692:1996 . Los   requisitos   establecidos   por   la   norma   tenían   como   propósito   el   diseño   del   pestillo   y   la   prevención   de   sobrerrecorridos,   arranques intempestivos o diferidos que pongan en movimiento la corredera:   Ya   de   por   si   se   ve   que   existe   una   concreción   muy   definida   que   afecta   al   diseño   del   pestillo   y   que   por   tanto   difícilmente   podrá   aplicarse   a muchas   de   las   prensas   fabricadas   anteriormente   que   no   han   tenido   en   cuenta   estos   aspectos   en   su   origen.   De   hecho   el   diseño   tradicional de    cualquier    fabricante    español    hace    muy    difícil    simplemente    cumplir    el    punto    3    (enclavamiento    mecánico    con    un    dispositivo    de protección). Así   mismo   se   establece   la   necesidad   de   instalar   en   la   prensa   medios   mecánicos   que   impidan   un   involuntario   descenso   de   la   corredera,   dado que   desde   el   momento   en   que   se   produjese   un   fallo   en   el   muelle   o   la   rotura   de   la   chaveta   se   produciría   la   repetición   de   golpe,   será necesario   que   este   resguardo   sea   de   bloqueo   de   tal   manera   que   mientras   la   prensa   tenga   energía   (motor   en   marcha   o   volante   girando   con energía residual) el resguardo no pueda abrirse. Sobre estos resguardos se refiere al Anexo B.1.:   Como   se   ve   las   condiciones   establecidas   para   la   conexión   mecánica   del   resguardo   con   el   pestillo   son   muy   difíciles   de   cumplir   (imposible   se diría en cualquier prensa ya fabricada) por eso establece el punto B.5 si la conexión no es mecánica otros requisitos. En   estos   requisitos   establece   un   sistema   autocontrolado   e   independiente   del   mando   de   la   prensa   y   especifica   que   después   de   un   fallo   no debe   ser   posible   abrir   el   resguardo,   lo   cual   nos   lleva   al   antes   mencionado   sistema   de   bloqueo   (normalmente   electromagnético)   que   no puede abrirse en tanto el motor tenga energía o el volante este girando (sistema de control de volante parado). De   todos   los   requisitos   se   deduce   a   nuestro   entender   que   la   única   posibilidad   real   son   prensas   completamente   carenadas,   con   la   zona   de trabajo   cerrada,   fija   o   bloqueada   electromagneticamente   mediante   protecciones   mientras   exista   energía.   Es   decir,   maquinas   exclusivamente para   trabajo   automático   ya   que   no   seria   posible   abrir   la   protección,   colocar   la   pieza,   cerrar,   disparar   la   maquina,   cortar   corriente,   esperar   a que el volante se detenga, volver a abrir la producción seria a todas luces bajísima y costosísima. Por   tanto,   cabe   preguntarse   ¿porque   se   admiten   las   prensas   mecánicas   si   su   uso   se   dificulta   hasta   hacerlo   casi   impracticable?   La   respuesta es   clara,   no   se   pretendían   autorizar   este   tipo   de   maquinas   sino   eliminarlas   pero   existieron   razones   políticas   en   el   Comité   Máquinas   que durante   las   discusiones   previas   hicieron   imposible   eliminarlas.   Los   representantes   de   UK   exigieron   su   mantenimiento   por   presiones   de   sus industrias   fabricantes   de   juntas   y   arandelas   en   que   las   maquinas   existentes   eran   de   este   tipo   y   tras   la   reciente   crisis   de   principios   de   los noventa   no   estaban   dispuestos   a   afrontar   gastos   de   una   renovación.   Sin   embargo   el   resto   de   países   representados   (incluidos   los representantes   españoles)   se   oponían   y   pretendían   eliminar   estas   maquinas,   el   punto   intermedio   fue   por   tanto   autorizarlas   pero   con grandes limitaciones de uso y diseño. Se   ve   esto   claramente   cuando   en   la   primera   reforma   de   la   norma   EN692:2005    se   hace   desaparecer   toda   mención   a   estas   prensas,   con   lo cual ya no existe ningún supuesto de conformidad de las mismas. Por   tanto   si   bien   teóricamente   este   tipo   de   prensas   han   estado   autorizadas   desde   1995   hasta   2005   con   unos   requisitos   muy   concretos   y limitadores, actualmente no aparecen como posibilidad autorizar su fabricación en ninguna circunstancia. 2.-   SITUACION   LEGAL   DE   LAS   PRENSAS   DE   EMBRAGUE   MECANICO   EXISTENTES   EN   LAS   EMPRESAS   ANTERIORMENTE A LA DIRECTIVA MAQUINAS En   primer   lugar   aclarar   que   nos   referimos   a   las   prensas   con   embrague   de   revolución   total   (conocidas   como   prensas   de   chaveta   o   prensas de   embrague   mecánico)   cuya   fabricación   sea   anterior   a   la   Directiva   Maquinas   que   entro   en   vigor   en   1995,   si   bien   ha   de   tenerse   en   cuenta que desde el 1 de enero de 2010 esta ya no esta en vigor sino que ha sido sustituido por la nueva Directiva 2006/42/CE . A   las   maquinas   existentes   en   las   fabricas   a   la   entrada   en   vigor   de   la   Directiva   ha   de   aplicárseles   el   RD1215/1997 .   Este   Real   Decreto   si   bien se   conoce   coloquialmente   como   Decreto   de   Máquinas   Usadas,   ha   de   tenerse   en   cuenta   que   se   aplica   a   todos   los   equipos   de   trabajo,   no solo   maquinas   y   no   solo   a   los   usados   sino   también   a   los   nuevos,   ya   que,   lo   que   establece   son   unas   requisitos   mínimos   de   seguridad.   Lo que ocurre es que se supone que las maquinas con marcado CE ya cumplen unas exigencias mayores pero se les aplica igualmente. Para   evitar   dudas   o   que   nuestra   interpretación   pueda   discutirse   nos   remitiremos   a   la   « Guía   de   Aplicación   del   RD1215/97 »    publicada   por   el Ministerio   de   Industria   y   por   tanto   “oficial”.   ,   La   guía   nos   dice   que   las   maquinas   existentes   deben   regirse   por   la   normativa   existente   antes de   la   entrada   en   vigor   de   la   Directiva   Maquinas.   En   el   caso   concreto   de   prensas   aparece   expresamente   en   la   guía   que   seria   la   norma   UNE 81-602:1986. Por   tanto   y   como   punto   de   partida   podemos   suponer   que   las   prensas   fabricadas   con   anterioridad   al   año   1986   no   cumplirán   muchos   de   sus requisitos.   Pero   también   es   cierto   que   es   posible   que   muchas   posteriores   es   posible   que   tampoco   porque   la   aparición   de   esa   norma   UNE estuvo   en   su   momento   unida   a   la   polémica,   ya   que   la   ley   decía   que   la   normativa   de   prensas   se   publicaría   en   un   Reglamento   Técnico   que   la desarrollaría.   La   norma   UNE   no   tenia   rango   de   Reglamento   y   por   tanto   muchos   fabricantes   no   la   aplicaron   o   lo   hicieron   parcialmente   ya que   ni   siquiera   la   Inspección   de   Trabajo   o   de   Industria   se   ponía   de   acuerdo   en   aquella   época   sobre   la   norma   a   aplicar.   La   propia   norma   no ayudaba   mucho   ya   que   en   su   artículo   2   (Campo   de   aplicación)   presentaba   excepciones   e   incluía   el   mantenimiento   y   utilización   por   los usuarios. Un   claro   ejemplo   de   la   poca   aplicación   que   tuvo   esta   norma   es   que   se   prohibían   los   frenos   de   cinta   y   algunos   fabricantes   seguían empleándolos. Requisitos específicos para prensas de revolución total:         - las chavetas estarán diseñadas para soportar el esfuerzo al que están sometidas         - las chavetas y sus alojamientos estarán diseñadas para excluir el autoenclavamiento (atascos, gripado…)         - en prensas de embrague positivo la parada se efectuara al final del ciclo (PMS)         - debe existir un dispositivo antirepetidor         - este dispositivo podrá anularse para funcionamiento en continuo         - la anulación se realizara sin desmontar el dispositivo En lo relativo a protección del punto de operación menciona:         - troqueles cerrados         - pantallas fijas         - pantallas móviles especificas para prensas con embrague positivo         - apartacuerpos Como condición general de las protecciones de la zona de operación se establece su propósito: Y   también   establece   algunas   soluciones   que   no   pueden   emplearse   como   medida   de   protección,   resaltamos   la   más   llamativa   ya   que   solemos encontrar algunos usuarios creen que con esa es suficiente:   Y como resumen de modos de protección, la siguiente tabla:   Por   tanto   ya   especifica   que   las   barreras   fotoeléctricas   y   los   mandos   a   dos   manos   no   son   aceptables   como   sistema   de   seguridad   en   prensas de   embrague   mecánico,   mas   adelante   especifica   porque   los   mandos   a   dos   manos   no   son   aceptable:   solo   sirven   en   maquinas   que   puedan detenerse en cualquier punto de su carrera y este no es el caso de este tipo de prensas. Y a continuación puntualiza algunos aspectos: Por   tanto   nos   encontramos   en   el   mismo   supuesto   que   posteriormente   contemplara   la   norma   UNE-EN692:1997,   la   protección   ha   de   fijarse   al pestillo   de   la   prensa.   Eso   en   condiciones   generales   porque   además   para   las   prensas   de   embrague   mecánico   se   establecen   otras especificaciones:   Luego ya establece unas normas a cumplir por los usuarios y en el diseño de troqueles así como en el marcado de estos, por ejemplo:     Y   continúa   regulando   la   recepción,   instalación,   montaje,   utilización,   operarios   adecuados,   formación,      mantenimiento   etc…   de   las   prensas   y troqueles, añadiendo al usuario incluso la obligación de llevar un libro de verificación:   Por tanto los únicos metodos de protección aplicables al punto de operación son:        - troquel cerrado        - resguardos fijos        - resguardos móviles enclavados al embrague        - apartacuerpos Es   decir   salvo   el   ultimo   punto   el   resto   son   prácticamente   idénticos   a   los   modos   aceptados   por   la   norma   EN692   en   su   primera   redacción,   los apartacuerpos   se   eliminan   ya   que   aunque   aquí   solo   se   admiten   para   prensas   de   menos   de   25   gpm,   con   la   actual   regulación   de   prevención de Riesgos Laborales no están permitidos ya que causan problemas de golpes, luxaciones etc… Por   tanto   en   principio   si   una   prensa   satisface   estos   puntos   debería   poderse   utilizar,   ahora   bien   hemos   de   tener   en   cuenta   que   el   RD 1215/1997 también establece unos requisitos mínimos de seguridad y por tanto esto debe aplicarse también. Así que por ejemplo debe tenerse en cuenta:
3. Cada equipo de trabajo deberá estar provisto de un órgano de accionamiento que permita una parada total en condiciones de seguridad. Esto   es   un   requisito   indispensable,   ahora   bien   ¿ Cómo   puede   garantizarse   una   parada   total   “en   condiciones   de   seguridad”   en   una   prensa   de embrague   mecánico?   Realmente   en   ningún   caso   ya   que   la   prensa   en   el   mejor   de   los   casos   solo   se   detendrá   al   finalizar   un   golpe,   no   cuando se   pulse   cualquier   parada   de   emergencia,   por   tanto   para   que   este   en   condiciones   de   seguridad   solo   queda   que   los   resguardos   este   fijos   o bloqueados hasta condiciones de seguridad (por tanto igual que estable la norma UNE-EN692:1997) Pero sobretodo hay que tener lo fundamental: Por   una   parte   el   Anexo   1   especifica   la   obligatoriedad   de   realizar   una   evaluación   de   riesgos,   y   que   la   adecuación   no   debe   ser   igual   que   las maquinas   nuevas   (con   CE)   pero   debe   ser   “suficiente”   y   “proporcional   a   los   riesgos”.   Conceptos   muy   amplios   y   sujetos   a   muchas interpretaciones   pero   que   dadas   las   responsabilidad   penales   y   civiles   establecidas   en   la   Ley   de   Prevención   de   Riesgos   Laborales   deben entenderse   en   un   sentido   muy   amplio   para   evitar   responsabilidades,   ya   que   tanto   la   Inspección   de   Trabajo   como   los   tribunales   lo interpretan de formas dispares según los casos, pero cada vez son más exigentes. En   ese   mismo   anexo   encontramos   exigencias   como   la   existencia   de   una   parada   de   emergencia   (que   en   una   prensa   de   embrague   mecánico no   sirve   de   mucho),   y   se   deben   tomar   medidas   que   impidan   un   accionamiento   intempestivo   por   cosas   como   la   caída   de      un   objeto   (es decir proteger los pedales de las prensas). Así mismo se dice: “se   considera   que   un   sistema   de   mando   cumple   los   requisitos   establecidos   si   realiza   la(s)   función(es)   de   seguridad   requeridas,   cada   una   de ellas   tiene   la   resistencia   a   defectos   peligrosos   adecuada   al   nivel   de   riesgos   y   es   capaz   de   soportar   los   esfuerzos   que   requiere   su funcionamiento y la acción de influencias a que esta sometido”. Por   tanto   nos   encontramos   otra   vez   con   requisitos   sobre   el   diseño   del   sistema   de   embrague   mecánico   ya   que   este   constituye   el   “sistema   de mando” de estas prensas y estos requisitos se corresponden de nuevo con los establecidos en la norma UNE-EN 692(1997). Con intención clarificadora la Guía de interpretación se refiere al Anexo F: ANEXO F: ALCANCE Y SIGNIFICADO DE LA OBSERVACIÓN PRELIMINAR DEL ANEXO I La   observación   preliminar   del   Anexo   I   establece   los   criterios   fundamentales   que   deben   guiar   la   aplicación   de   las   disposiciones   mínimas establecidas en el mismo. La   primera   frase   de   la   observación   preliminar   recuerda   al   empresario   su   obligación   de   seguir   el   proceso   de   la   evaluación   de   riesgos,   ya impuesta   por   la   propia   Ley   de   Prevención   de   Riesgos   Laborales   (capítulo   III)   y   posteriormente   reforzada   por   el   Reglamento   de   los   Servicios de   Prevención   (capítulos   I   y   II),   como   único   medio   sistemático   y   coherente   para   cumplir   con   el   objetivo   de   determinar   cuáles   son   los requisitos   aplicables   a   un   equipo   de   trabajo   y   disponer   de   la   información   necesaria   para   seleccionar   las   medidas   preventivas   adecuadas para garantizar un nivel de seguridad acorde con los requisitos de este Real Decreto. Básicamente   el   proceso   de   evaluación   de   riesgos   supone   que,   teniendo   en   cuenta   las   condiciones   de   trabajo   existentes,   es   decir,   las características   de   los   equipos   de   trabajo,   las   características   del   trabajo,   incluyendo   la   organización   del   proceso   productivo   y   los   métodos   de trabajo, y las aptitudes, calificación y experiencia de los operadores, el empresario debe:      - Identificar los peligros (¿Cuáles son las fuentes con capacidad potencial de producir lesiones o daños a la salud?).          -   Identificar   todas   las   situaciones   peligrosas   que   pueden   presentarse   (¿Por   qué,   cuándo,   de   qué   forma   los   trabajadores   están   expuestos   a los peligros identificados?).                -   Identificar   los   sucesos   que   pueden   dar   lugar   a   que   se   produzca   una   lesión   o   un   daño   a   la   salud   (¿Qué   hecho(s)/causa(s)/factor(es) debe(n) ocurrir para que se pueda producir una lesión o un daño a la salud?).      - Estimar el riesgo existente.      - Tomar decisiones sobre la necesidad o no de reducir el riesgo. Por   tanto   lo   primero   que   el   usuario   debe   hacer   es   una   Evaluación   de   riesgos   de   esta   maquina   y   en   función   de   esta   determinar   las   medidas a   tomar.   Esta   Evaluación   debe   realizarse   por   un   Técnico   Superior   en   Prevención   de   Riesgos   Laborales   (normalmente   el   responsable   del servicio   de   prevención,   sea   propio   o   ajeno   a   la   empresa).   Pero   no   debe   olvidarse   que   la   interpretación   que   haga   este   Técnico   no   es «excatedra»,   el   usuario   es   siempre   el   responsable   último   de   la   seguridad   de   sus   maquinas   y   sus   operarios.   En   caso   de   accidente   la responsabilidad   civil   y   penal   que   establece   la   Ley   de   Prevención   de   Riesgos   Laborales   corresponde   en   primer   lugar   al   empresario,   aunque posteriormente este pueda pedir responsabilidad civil a quien realizo la evaluación de riesgos. Una   vez   realizada   la   Evaluación   de   riesgos   deben   tomarse   las   medidas   adecuadas   que   a   la   luz   de   todo   lo   expuesto   resultan   ser   las   mismas que   se   establecían   para   las   prensas   de   revolución   total   en   la   EN692:1997   con   lo   cual   realmente   lo   de   que   la   adecuación   no   debe   ser   igual   a las   maquinas   nuevas   con   CE   queda   en   entredicho   (aunque   hay   que   tener   en   cuenta   que   realmente   en   la   actual   UNE-EN692:2006+A1    las prensas de embrague mecánico ya no aparecen). Lo único aceptable resulta ser lo fijado ya en esta norma y que ya mencionamos antes:
“la   única   posibilidad   real   son   prensas   completamente   carenadas,   con   la   zona   de   trabajo   cerrada   fija   o   bloqueada   electromagneticamente
mediante protecciones mientras exista energía. Es decir, maquinas exclusivamente para trabajo automático” Cualquier   otra   solución:   pinzas   magnéticas,   mandos   bimanuales,   disparos   electroneumaticos   etc…   resulta   a   todas   luces   insuficiente quedando   solo   la   opción   de   “troquel   cerrado”   pero   ha   de   tenerse   en   cuenta   que   esto   implicaría   asegurar   que   todos   los   troqueles   son cerrados   y   nadie   puede   colocar   uno   que   no   lo   sea   (de   hecho   en   la   actual   normativa   se   prohíbe   expresamente   la   fabricación   de   maquinas exclusivamente   para   funcionar   con   troqueles   cerrados   ya   que   no   puede   garantizarse   esa   exclusividad).   Esto   es   así   ya   que   es   muy   difícil asegurar   esto,   una   empresa   con   troqueles   propios   podrían   colocar   enchufes   en   todos   los   troqueles   cerrados   de   forma   que   si   no   esta conectado   en   ese   enchufe   no   exista   energía   en   la   maquina   y   establecer   un   protocolo   interno   de   operaciones.   Pero   esto   en   una   empresa subcontratista con troqueles ajenos es imposible. La   conclusión   seria   por   tanto   la   misma   que   en   el   caso   de   maquinas   nuevas,   en   teoría   podrían   emplearse   estas   prensas   pero   con   unas limitaciones   muy   estrictas   y   unas   condiciones   muy   difíciles   de   cumplir   y   solo   para   modo   automático.   Con   la   dificultad   que   entraña   que   el personal   de   la   fabrica   siga   estas   especificaciones   y   dando   por   tanto   en   caso   de   accidente   un   agravamiento   de   las   sanciones   en   la   mayoría de los casos y actualmente responsabilidades penales en la mayoría de los casos.
 Blog  En este blog recogeremos informaciones y artículos que creemos pueden ser de interes para nuestros clientes.  *Los articulos recogidos pueden ser de nuestra creación o no pero en cualquier caso constituyen una opinión personal de sus autores. Su contenido debe valorarse y analizarse por el lector ya que podrían contener error no intencionados.
*Las normas UNE-EN tienen derechos de autor en cada traducción por tanto en español han de comprarse en AENOR
Menú de navegación Menú de navegación